"PATAGONIA ARGENTINA" » “ELECCIONES DE MEDIO TERMINO EN ARGENTINA. REFLEXIONES A FAVOR, A PROPÓSITO DE LOS 30 AÑOS DE LA RECUPERACIÓN DE LA DEMOCRACIA”
Inicio > INTERES GENERAL > “ELECCIONES DE MEDIO TERMINO EN ARGENTINA. REFLEXIONES A FAVOR, A PROPÓSITO DE LOS 30 AÑOS DE LA RECUPERACIÓN DE LA DEMOCRACIA”

“ELECCIONES DE MEDIO TERMINO EN ARGENTINA. REFLEXIONES A FAVOR, A PROPÓSITO DE LOS 30 AÑOS DE LA RECUPERACIÓN DE LA DEMOCRACIA”

Domingo, 27 de octubre de 2013

CARLOS PASCUARIELLO HLa existencia de una elección escalonada para la renovación de las cámaras legislativas  es y ha sido motivo histórico de constantes críticas y reflexiones. La dimensión plebiscitaria, que en parte tienen esas elecciones, es una de las complejidades para el gobernante de turno.  No obstante ello, el hecho de saber que el ciudadano puede emitir su sufragio cada dos años y no solo cada cuatro, nos lleva a quienes abrazamos la causa de las ciencias sociales, a defender este sistema de elecciones de “medio término” en cada instancia de la vida democrática y sobre todo hoy, en el marco de los 30 años de la recuperación de la democracia. Nuestro país tiene ya hace décadas el sistema de renovación por mitades de la cámara de diputados, a diferencia de los hermanos países del cono sur como: Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay quienes poseen una renovación total de legisladores cada cuatro años. Esta información es importante, sobre todo cuando se formulan constantes críticas hacia nuestro sistema electoral. Una de las mayores  complejidades y críticas al sistema de renovación parcial de legisladores es el sometimiento a consideraciones cortoplacistas de los gobiernos dada la dimensión plebiscitaria de esas elecciones legislativas. Es decir, un gobernante no diagrama por los próximos cuatro años sino por los próximos dos, lo que lleva a descartar determinadas políticas a largo plazo dado que en los siguientes dos años se pone en juego su gestión de gobierno.

Otra crítica importante es la campaña permanente. Los desertores de las instituciones, a quienes no les conviene este sistema, enseguida revitalizan la visión negativa que se constituyó de la política y la utilizan para intentar denigrar la renovación parcial. Lo cierto es que las elecciones de medio término tienen más aspectos positivos para la ciudadanía y los partidos políticos en condición de minorías, son un ejemplo en nuestro país.

Las elecciones legislativas bianuales fueron diagramadas para reducir las tenciones que  se pueden generar el periodo de cuatro años de gobierno. Es decir, uno no solo recambia legisladores en una elección intermedia, sino también tiene la oportunidad  hacer un “uso republicano” de la dimensión plebiscitaria y así, premiar o castigar a un gobierno a mitad de camino y con ello re direccionar el rumbo de gobierno.

Por otra parte, las elecciones de medio término  proporcionan más alternativas a los ciudadanos para revelar sus preferencias.  También generan mayor expectativa y movilización al interior de los partidos. Es decir, no es lo mismo esperar cuatro años que esperar dos años para ser protagonistas del escenario electoral.  Esa expectativa, se traduce en alerta para nuevos militantes y protagonistas de los partidos políticos.                                                                                                                                                                                                          La La renovación parcial es fundamental para las minorías, ya que en poco tiempo puede reformular su propuesta. Es decir, los partidos deben esmerarse más rápido en escoger a sus representantes y esto contribuye a mejorar su representación, lo cual los partidos salen fortalecidos.

Las elecciones de medio término mantienen en cercanías al representante con el representado, son un alerta constante y necesaria para la política. Sobre todo teniendo en cuenta que esas elecciones pueden oficiar de recordatorio sobre las cosas que no ha cumplido la dirigencia, puede implicar un llamado de atención.                                                                                                                                                                                                    Por ello hoy, en el marco de los 30 años de la recuperación de la democracia, es una oportunidad  importante defender este sistema de la renovación parcial de legisladores, por el simple hecho de que pone en cercanías de la ciudadanía algo que se privó por mucho tiempo, el voto.

Carlos Pascuariello

Estudiante de Ciencia Política e investigador

Categories: INTERES GENERAL Tags:
Comentarios cerrados.